Gino Giampaolo es un alumno de la primera generación del Curso Profesional Visualización Arquitectónica y continuamos nuestra serie de entrevistas conversando con él y descubriendo su trayectoria profesional y personal.

A partir de aquí su entrevista.

Cuéntanos quién eres y de dónde vienes.

Mi nombre es Gino Giampaolo. Nací en la capital de Venezuela, Caracas, donde viví buena parte de mi infancia. Tuve la oportunidad de vivir en varias ciudades de ese país, donde me desarrollé en diversos ámbitos como la música clásica y arquitectura, antes de establecerme en Quito, Ecuador donde trabajé para la firma de arquitectura Estudio 685. Más recientemente, continué mis estudios y trabajos como visualizador arquitectónico en Madrid y posteriormente Alicante.

¿Cuáles son tus intereses fuera de lo profesional?.

Un gran interés se ha basado en la observación y documentación del entorno natural y su atmosfera, por ello tengo una fuerte inclinación hacia el senderismo de alta montaña. Por otro lado, paso una cantidad vergonzosa de mi tiempo absorto en largometrajes y documentales de interés.

¿En qué punto de tu vida (profesional o personal) estabas cuando comenzaste tu formación en School-ing?.

Me había establecido en una isla del Caribe llamada Margarita. Luego de dos años bajo el perfil de freelance noté que había logrado mantener un número consistente y creciente de clientes que apreciaban, al igual que yo, la calidad en la visualización de nuestros proyectos. Sin embargo, no conseguía la estructura correcta para abordar los conceptos y tecnicismos que se escondían detrás de una imagen físicamente correcta, por lo que mi desarrollo en el oficio se tornaba lento y un poco oscurantista.
Entre tantos cursos y tutoriales disponibles en internet tuve la suerte de poder identificar a Adán Martín y reconocer su estructura y pedagogía entre tantas como aquella que, sin lugar a dudas, sería la correcta para afrontar una nueva carrera en mi vida profesional, la visualización arquitectónica.
Al saber de la fundación de School-ing, una escuela presencial junto a Eduardo Rodriguez y Carla Jovine, no quedó espacio para la duda, debía estudiar allí.

¿Qué estás haciendo actualmente?.

Estoy iniciando una nueva etapa que me lleva a la ciudad de Liverpool, donde formaré parte de UNIFORM, un estudio pionero de la industria.

¿Cuáles son tus referencias?, ¿qué o a quienes sigues y admiras dentro o fuera de la industria?.

Algunas figuras dentro de la industria que estaría obligado a mencionar incluyen a Simon Stalenhad, Bartosz Domiczek, Tamas Medve, Alex Hogrefe y por supuesto Adán Martín y Eduardo Rodriguez. Fotografos como Ezra Stoller, Vivian Maier y Paul Nicklen. También encuentro picos de productividad oyendo a compositores académicos como Mahler, Shostakovich, Tchaikovksy y al minimalista Phillip Glass.

Hasta ahora, ¿cuál ha sido el logro (personal o profesional) que más te enorgullece?

Considero uno de mis mayores logros en ambos ámbitos el haber visualizado y concretado la oportunidad de estudiar y propulsar mi carrera como visualizador arquitectónico inscribiéndome en un el curso presencial de School-ing en Madrid. Las implicaciones no eran pequeñas, considerando que estaba dejando a mi familia y una zona de confort que había cultivado por varios años de trabajar como freelance en una isla paradisiaca del caribe. Tomé la decisión de arrastrar a mi pareja y a mi perro conmigo, usar todos nuestros ahorros, ejecutar un plan de emigración arriesgado y pasar de vivir en un townhouse sin costos a alquilar una habitación sin ventanas en Madrid. Sin embargo, siempre supe que estaba tomando la decisión correcta, una decisión que no solo me llevó a estudiar en una de las mejores escuelas de la actualidad, sino que también me abrió las puertas a estudios de clase mundial y a conocer artistas admirables con los que ahora colaboro. Todo esto sin contar la increíble apertura gastronómica que esto implicó (muchas tapas, croquetas, tortillas y cervezas en el camino).

 ¿Cuáles son tus planes futuros?.

Planes a mediano y largo plazo incluyen participar en proyectos de animación donde pueda absorber y aportar conocimientos técnicos y de dirección artística y musical que me permitan llevar experiencias memorables al usuario. Esto es algo que el equipo de Uniform sabe hacer muy bien, por lo que me encuentro en una posición favorable para iniciar una emocionante trayectoria junto a ellos por este camino.

¿Qué mensaje le darías a las personas que se encuentran considerando este camino profesional?

Como una persona que se ha visto forzada a cambiar de dirección con cierta frecuencia (de la escuela militar a ser músico de conservatorio en la sinfónica de Venezuela y luego empezar una carrera como Arquitecto para iniciar otro camino como artista CG en un continente nuevo) mi mensaje sería para aquellos que tienen miedo a empezar de nuevo: No tienes que abandonar las habilidades y experiencias que has ganado, sino encontrar una nueva manera de aplicarlos. Tu ojo debe estar en el futuro, no en el pasado. Frecuentemente, ajustes creativos llevan a un camino superior para nosotros, somos sacudidos de nuestra complacencia y forzados a reestructurar nuestros senderos. Al tener conocimientos amplios de diversos campos, harás conexiones de las que nuevos e inexplorados caminos se abrirán a ti.